Noticias
Jueves, 21 Enero 2016 23:47

Por una alimentación ecológica en las escuelas

La promoción institucional de hábitos saludables en las escuelas va más allá de una alimentación rica en frutas, es por ello que solicitamos que introduzcan una alimentación con fruta ecológica, libre de tóxicos y pesticidas; de producción cercana y local; y suministrada directamente por agricultores o cooperativas, apostando por la Compra Pública Ética.

Con el programa de alimentación saludable en los colegios “Fruta en la escuela”, el Gobierno de Navarra continúa con una iniciativa loable aunque, a nuestro parecer, claramente mejorable. Para las personas que lo desconozcan se trata del reparto de fruta a niños y niñas en colegios de la Comunidad en el área de infantil, es decir, de entre 3 y 6 años, para fomentar hábitos de alimentación saludables en el almuerzo. Este año se reparten 26.000 kg de fruta en 117 centros educativos. Además, con ayuda de Fundación La Caixa, se mandan bandejas de fruta a los hogares del alumnado, 1.500 kg en bandejas de plástico, en su mayoría manzanas. El suministro corre a cargo de la cooperativa AN. Entre los aciertos de esta iniciativa está, qué duda cabe, el fomento de toma de fruta en los almuerzos así como la gestión por parte de una cooperativa. Sin embargo, entre los aspectos a mejorar e incoherencias del programa apuntamos a una serie de cuestiones que el Departamento correspondiente debería bien tener en cuenta para ofrecer, realmente, una alimentación sana, equilibrada y que fomente el desarrollo sostenible en lo medioambiental y en lo social:

  1. Probablemente muchas de las personas que lean esto, así como del Ejecutivo, desconozcan que en un estudio reciente de la organización ecologista Greenpeace se ha constatado que las manzanas producidas en el Estado, en agricultura convencional, son líderes europeas en número de pesticidas, fungicidas e insecticidas presentes en las manzanas. El estudio se ha llevado a cabo en 11 países de Europa con 126 muestras de manzanas. En ellas se han encontrado plaguicidas qué pueden provocar cáncer, que pueden tener impacto en la reproducción y el desarrollo infantil o que son neurotóxicos. Aunque la cantidad de pesticidas no supera el límite permitido, todavía hay escasez de estudios sobre las propiedades carcinogénicas y de posibles alteraciones endocrinas producidas por estos productos. Recientemente la coalición de ONG ED-Free, a la que pertenece Ecologistas en Acción, entregó una caja de manzanas al representante de la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea Michael Flueh. El señor Flueh preguntó -¿son ecológicas? -a lo que respondieron que no, que tenían glisofatos y seguramente otros 15 pesticidas más, todos autorizados por la institución que preside. El señor Flueh contestó: -Gracias, yo no las comeré.
  2. El apoyo que realiza la Fundación Caixa al proyecto es otro capítulo más al que nos tienen acostumbradas, tanto la banca como las multinacionales, de marketing social. Por un lado apoyan un proyecto positivo publicitándolo debidamente entre sus clientes, las familias receptoras y los medios de comunicación mientras que, por otro y en lo que atañe al grueso de su actividad y como diríamos vulgarmente, “la cagan con las patas de atrás”. ¿Por qué decimos esto? Porque, y sin extendernos en demasía, Caixa Bank posee inversiones en algunas de las empresas más contaminantes del planeta, como por ejemplo en la industria del petróleo (Repsol) o de la energía nuclear y del carbón (Gas Natural Fenosa); así mismo posee inversiones y financia a la industria armamentística (Indra entre otras).

Así pues, y como reivindicación constructiva, solicitamos al Gobierno de Navarra que:

  • Continúen con el proyecto “fruta en la escuela” pero que introduzcan, ya sea al 100% o al porcentaje que pueda ser suministrado, una alimentación con fruta ecológica, libre de tóxicos y pesticidas; de producción cercana y local; y suministrada directamente por agricultores o cooperativas, introduciendo para todo ello cláusulas sociales y medioambientales en los pliegos de compra y contratación para ejecutar el programa.

Si el Gobierno de Navarra quiere ser ejemplo y referencia para garantizar tanto una economía sostenible como una alimentación saludable y, como cita en su programa de gobierno: “impulsar el desarrollo y consolidación de productos ecológicos”, debería ser consecuente con dicho objetivo y mostrarse como referencia y agente destacado en la construcción de un territorio que garantice la salud y la conservación de la naturaleza actual tanto para las personas que lo habitamos ahora, como para las generaciones venideras.

Visto 1082 veces
Más en esta categoría: « Auditoría social Visita a Astra »