Noticias

De nuevo la empresa de preparados cárnicos Campofrío irrumpe con un anuncio sorprendente y, posiblemente, viral. Tienen puntería estos publicistas a lanzar sus puntiagudos anzuelos hacia la desprevenida audiencia. Y es que si en algo se han especializado la industria y el comercio capitalista es en fagocitar toda forma de expresión alternativa, transformadora o altermundista para convertirla en un elemento más al servicio de la obtención de beneficios. El asociar sensaciones, cualidades y sentimientos a determinados productos de consumo es algo ya recurrente que vemos constantemente por televisión, dícese de la felicidad unida el consumo de refrescos, el placer y la libertad al de los vehículos, o la belleza al de los perfumes. Campofrío da un paso más, aunque tampoco es nuevo, al asociar la histórica y todavía inalcanzada equidad entre mujeres y hombres a una serie de productos cárnicos que, por otro lado, no se ve muy bien qué relación tienen con la causa. Tal vez están apuntando a que las mujeres que salen en el spot son todas blancas y delgadas reincidiendo en el modelo ideal que el capitalismo busca y que podemos alcanzar, claro está, consumiendo jamón de pavo. Además, parece ser que las que hacen la compra en los hogares son las mujeres, pues hacia ellas va dirigida está publicidad. Curiosas contradicciones: mujeres emancipadas sí, pero que sigan haciendo la compra y manteniendo el tipo que desea el modelo de sociedad consumista patriarcal.

"asociar sensaciones, cualidades y sentimientos a determinados productos de consumo" 

Así, el capitalismo descubre que determinados elementos de subversión asociados a una marca, pueden generar pingües beneficios si van dirigidos a los sectores adecuados, buscando una empatía y una complicidad que no deja de ser, en un sentido pragmático en pro de la transformación social, superficial y, como algunos de sus productos, light. Porque ciertamente, si observamos la naturaleza de sus reivindicaciones, aunque en un primer momento nos produzcan simpatía y complicidad, mirándolas con detenimiento no acaban de ahondar ni tocar la raíz de la problemática de la discriminación de género en la sociedad. Nos hubiera encantado escuchar un “políticas públicas de conciliación a los cuatro quesos”, “justicia social en cama de hongos y cebolla caramelizada”, permiso de maternidad y de paternidad igual e intransferible endulzado con salsa de arándanos”, o “sorbete de servicio de cuidados gratuitos y universales aderezado con mouse de limón”.

Nos hubiera encantado escuchar un “políticas públicas de conciliación a los cuatro quesos”, “justicia social en cama de hongos y cebolla caramelizada”...

En todo caso nos parece interesante que se introduzcan algunos mensajes a favor de la conciliación en espacios en los que habitualmente no se dan, que ayudan a generar cierto debate y muevan a la reflexión. Acaso hubiera sido mejor que procedieran del Instituto de la Mujer con campañas públicas y no de una multinacional en la que, paradójicamente, el 100% de su Consejo de Administración está formado por hombres (7 directivos según los datos que hemos podido obtener hasta mayo de 2015). Una multinacional, Campofrio Food Group, que actualmente es propiedad de la empresa mexicana Sigma alimentación, filial a su vez de Alfa, dedicada, además de a la alimentación, a la industria petroquímica. Al parecer la compañía ha intentado mejorar aspectos en relación a la igualdad en la empresa, realizando un plan, del que no tenemos datos ni resultados, aunque imaginamos que la empresa los hará públicos, si está tan interesada en el tema. Lo que sí sabemos es que, según el Diagnóstico que realizaron en julio de 2.011: “por niveles jerárquicos el nivel de Dirección está absolutamente masculinizado” y que, en dichas fechas, aunque el 90% de la plantilla total era indefinida los contratos temporales se cebaban entre las mujeres, acaparando ellas en total el 75% de los contratos en obra y servicio, el 83% de los de prácticas y el 59% de los contratos temporales, y eso teniendo en cuenta que tan sólo un 20% del personal eran mujeres. Sabemos que en 2.015 Campofrío obtiene el certificado efr en conciliación concedido por Fundación Másfamilia. Pero también sabemos de la poca credibilidad de este tipo de premios, normalmente mero lavado de imagen. Vemos que el patronato de Fundación Másfamilia está formado por representantes de BBVA, Iberdrola, Caixa Bank o Pascual, entre otras, lo que da una idea de la naturaleza de esta fundación.

"el 100% de su Consejo de Administración está formado por hombres"

Ya en el 2008 Campofrío lanza un anuncio en televisión en el que, de forma humorística, ridiculizaba a una familia de vegetarianos. Esta campaña fue contestada poco después por Igualdad Animal, organización internacional dedicada a la defensa de los animales,con una grabación en una granja proveedora de Campofrío mostrando las terribles condiciones en las que malviven, enferman y mueren los cerdos de la empresa. En todo caso, este nuevo anuncio dará que hablar, ¿tal vez eso sea también lo que buscan y les estemos haciendo el juego...?

Empresómetro – Asociación Sumaconcausa

Campofrío Food Group

Valora este artículo
(1 Voto)

Multinacional de elaborados a partir de la carne

Hacce poco os contábamos como algunas marcas como Inditex o H&M estaban en el punto de mira de muchos periodistas y bloggeros por sus prácticas de derecho laboral. Pero la industria de la moda no sólo está teñido del sufrimiento de muchos trabajadores, también de la sangre de muchos animales. De nuevo, la ignorancia colectiva asimilada y aceptada por todos es la que hace posible que sigamos comprando este tipo de prendas. ¿Pero qué pasaría si pudieras ver qué hay detrás de ellas?

Según los últimos datos publicados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hay 168 millones de niños trabajando lo que, según la propia OIT, priva a los más pequeños de su niñez y su correcto desarrollo mental, físico y social. Y, desgraciadamente, la industria de la moda es una de las máximas responsables de la creación de estos puesto de trabajo tan reprochables.

Por fortuna, cada vez son más los movimiento sociales que nacen para denunciar estas prácticas y que seamos conscientes de ellas para asumir nuestra responsabilidad como consumidores. Hoy nos fijamos en Child Labor Free, una organización sin ánimo de lucro que nace en Nueva Zelanda con el objetivo de crear una etiqueta que acredite a aquellas firmas que, tras someterse a una auditoría independiente a cargo de la consultora Ernst & Young, puedan asegurar que ni ellas ni sus proveedores han utilizado mano de obra infantil en su proceso de producción.

libre de esclavitud infantil

“De la misma manera que buscamos el sello ‘cruelty free’ en los productos de belleza y buscamos productos ‘orgánicos ‘ en nuestros supermercados, creemos que ‘Libre de trabajo infantil’ necesita convertirse en un estándar reconocido a nivel mundial”, afirma el director general y fundador de Child Labor Free Michelle Pratt.

La organización, creada por diseñadores neozelandeses como Hailwood, Kate Sylvester o Stolen Girlfriends Club y el apoyo de UNICEF y de la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi, está actualmente trabajando en una fase piloto del sello que verá la luz coincidiendo con la Semana de la Moda de Nueva Zelanda.

child-labor-free-muhimu

Y EN ESPAÑA… ¿PODEMOS ACCEDER A MODA SOSTENIBLE?

La inauguración el pasado octubre de una tienda de Primark en Madrid causó sensación, generó enormes colas y sirvió para recordar que la ropa de moda asequible sigue siendo un imán para las masas en Occidente. Sólo un par de semanas después, a miles de kilómetros de distancia se producía una efeméride mucho menos publicitada en el segundo país exportador de textil del planeta, en el que producen la mayoría de las grandes firmas internacionales, incluida Primark. Concluían en Bangladesh las inspecciones de seguridad en fábricas textiles que se iniciaron a raíz del derrumbe del complejo Rana Plaza, donde en abril de 2013 fallecieron más de un millar de trabajadoras bajo los escombros. ¿Os imagináis la conmoción que hubiera supuesto que esta fábrica se encontrase en un país europeo? Y sin embargo, parece que de nada o poco han servido este millar de fallecidos para cambiar nuestros hábitos de consumo.

Protestas delante de una tienda de Primark por la tragedia de Bangladesh.- REUTERS.

Protestas delante de una tienda de Primark por la tragedia de Bangladesh.- REUTERS.

Entretanto, esas factorías siguen siendo inseguras y en cualquier momento se pueden convertir en una trampa mortal para las que trabajan en ellas.  Tres años después del derrumbe del Rana Plaza, con un millar de muertas, las 3.500 fábricas exportadoras de Bangladesh han sido inspeccionadas, pero sólo ocho han superado los controles. El resto debe todavía acometer correcciones en estructuras, instalaciones eléctricas y sistemas anti incendios para garantizar que son seguras. Las fábricas que nutren a las Primark occidentales siguen siendo trampas mortales para sus trabajadoras.

 
Ahotsa.info analiza junto a varios de sus protagonistas, las luchas ecologistas desarrolladas en Euskal Herria y en especial en Nafarroa en los últimos 20 años. Miembros de colectivos en defensa del territorio analizan en este vídeo los nuevos retos del movimiento popular opositor a grandes proyectos de infraestructuras, asi cómo qué puede ser reutilizable de todas aquellas experiencias.

Imaginarium

Valora este artículo
(1 Voto)

Tienda de juguetes denunciada por explotación laboral

La empresa de juguetes tiene que reconocer como trabajadoras a once personas que mantenía como becarias, después de una denuncia de la Oficina Precaria

Cobraban 426 euros al mes por una jornada completa como dependientas en sus tiendas

La sentencia señala que el curso en el que las becarias estaban inscritas para poder hacer las prácticas estaba pensado "en función de las necesidades de la empresa"

La oferta data de 2013: "Prácticas en tiendas Imaginarium. Formación en tareas relacionadas con gestión de tienda: Atención al cliente, gestión del visual merchandising, gestión de stocks. Programa de formación adaptado a las prácticas". La Oficina Precaria denunció entonces ante la Inspección de Trabajo que la oferta de Imaginarium buscaba cubrir puestos de trabajo con becas.

 

La Inspección constató que, tras la apariencia de prácticas, se escondía en realidad una relación laboral. Dio de alta como trabajadoras a tiempo parcial a las once personas, "que realizaban prácticas externas sin el amparo legal correspondiente", y requirió a la empresa el pago de las cotizaciones sociales y de los salarios que habían dejado de percibir como becarias. 

La empresa impugó la actuación de la Inspección y ahora una sentencia de los Juzgados de lo Social de Madrid refrenda lo hecho por el inspector y obliga a que Imaginarium dé de alta como trabajadoras a estas once personas. Su trabajo consistía en tareas de venta y ordenación y limpieza de la tienda, "aunque limitada en algún función como la de caja". Este tipo de labores ya sirven, dice el juez, para declarar la existencia de un contrato de trabajo y no de una beca.

La sentencia señala además que el curso en el que las becarias estaban inscritas para poder hacer las prácticas estaba pensado "en función de las necesidades de la empresa". "El curso, que se puede realizar on line, y en consecuencia la formación de referencia, es de escasa entidad y, por ello, cabe deducir que más que necesitar de prácticas para completarlo, está expresamente pensado para las necesidades de la empresa y, por tanto, que las supuestas prácticas son en realidad parte de la prestación laboral que adquiere más eficacia con los conocimientos adquiridos en el curso. Es decir, que el curso está realizado en función de las necesidades de la empresa y no las prácticas en función de la formación de los estudiantes", dice el fallo.

La Oficina Precaria calcula que el 73% de las personas que hacen prácticas desempeñan las mismas funciones que un trabajador de plantilla. Hace un mes, la Oficina presentó en el Congreso junto al grupo parlamentario Podemos-En Comú-Marea una Proposición no de Ley (PNL) para regular las prácticas en las empresas y acabar con la precariedad de los becarios. La Unión Progresista de Inspectores de Trabajo, que ha celebrado la sentencia contra Imaginarium, pide también una revisión de la legislación sobre prácticas.

Página 6 de 109