Noticias

Los primeros empleados de la planta de ZF TRW del polígono Landaben (Iruña, Navarra) en saber que a ellos les había tocado la lotería del despido se enteraron después de consultar su cuenta bancaria. De repente, un día de marzo, entre los recibos de facturas y los distintos cobros, aparecía un ingreso desconocido: el correspondiente a su indemnización por despido. Y con él, la prueba de que la amenaza inconcreta del paro les había tocado a ellos.

Desde enero ya sabían que en la fábrica habría recortes de personal; el nuevo gerente de esta planta de componentes de automoción, un ingeniero inglés llamado Paul Parnham, se lo había comunicado a representantes de la plantilla al final de una reunión sobre la renovación del convenio. Hasta entonces, la conversación no auguraba nada bueno pero no incluía despidos: más jornada, congelación salarial, flexibilidad horaria, menos beneficios por antigüedad, fin del servicio de autobús hasta el polígono.

“Al final, de repente, soltó que estaba preparando los trámites para un expediente de regulación de empleo (ERE). Un poco macabro”, cuenta Pedro Mari Larrea, del sindicato LAB. Los primeros 77, los que descubrieron que ese ingreso inesperado no era un recibo devuelto, sino la liquidación de su contrato, han dejado ya su puesto de trabajo en abril. De los restantes 46 ni siquiera se sabe todavía su identidad; los menos afortunados no lo sabrán de hecho hasta diciembre.

La anécdota es, en realidad, una más de las prácticas con las que este directivo llegado a Pamplona a finales de 2014 se ha ganado el apelativo de “liquidador” entre todos los trabajadores del grupo TRW, y también entre la prensa local. Pero la figura del ejecutivo encargado de poner en práctica las medidas dolorosas, a veces un directivo con ideas propias...

Ideas frescas. BBVA no se ha sumado todavía a la sangría de ERE de la banca. Pero un nuevo directivo apunta alto: Carlos Torres está al frente desde 2014 de una nueva área de negocio, la de banca digital. En una entrevista en Bloomberg, Torres ha asegurado este mes que al banco le sobran el 74% de sus oficinas (2.800 de un total de 3.800). Santander ya ha anunciado el despido de unas 1.500 personas y el cierre de hasta 450 sucursales. NovoBanco, Caja Duero y Kutxabank completan la lista de despidos.

... que ha hecho carrera en la misma empresa, a veces un recadero contratado ex profeso para hacer el trabajo sucio, es frecuente en la cultura corporativa actual. No sorprende que algunos de los ERE más conocidos de los últimos años (Iberia, Indra, Coca-Cola)...

Ponga un abogado. Sagardoy, el despacho que diseñó la reforma laboral de 2012, lleva actualmente media docena de ERE que afectan a 4.000 empleados, según declaró a El País su consejero delegado, Martín Godino. Entre ellos, el de Sacyr (420 empleados) y el de Indra, al que aún faltan por sumarse 700 empleados. La anulación del ERE de Coca Cola por parte del Supremo le supuso a este despacho perder el contrato de asesoramiento general a esta compañía, aunque aún mantiene la carpeta del ERE.

... lleguen después de reestructuraciones empresariales y cambios en las directivas.

El estudio de sus ejecutores revela una metodología común y auténticos linajes de liquidadores: Fernando Abril Martorell (14.000 despidos en su currículum en tres empresas distintas: Telefónica, Prisa e Indra), el tándem Antonio Vázquez (que ya actuó en Tabacalera) y Rafael Sánchez-Lozano (Caja Madrid) en la fusión de Iberia con British Airways; la famosa intervención del despacho fundado por Cristóbal Montoro...

Montoro. La memoria justificativa de los despidos en las embotelladoras de Coca-Cola llevaba la firma de Francisco Piedras Camacho, de la consultora Equipo Económico. Esta empresa fue fundada por el hoy ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. 

... en los despidos colectivos de Coca Cola; la dinámica propia de un sector bancario que despedirá a 15.000 empleados en los próximos tres años según la Fundación de Cajas de Ahorros, o los ejecutivos transnacionales que supervisan a control remoto el desarme inexorable del tejido industrial en territorio español (como en ZF TRW o en Tabacalera/Altadis). Los hombres del maletín llegan allí donde se les necesita y se traen a su equipo de confianza. 

Hay que venir al sur

La planta de ZF TRW en Landaben tiene una hermana gemela low cost en Polonia. Se trata de una práctica organizativa habitual en las cadenas industriales globales. Lo usual era que las empresas concentraran los procesos productivos con más inversión en tecnología –y en el personal capacitado para manejarla– allí donde cuentan con mercados más potentes, también cerca de sus sedes centrales. Pero desde hace tiempo se guardan un as en la manga.

“En Landaben éramos la fábrica puntera en cuanto a nuevas tecnologías. Todo nudo tecnológicamente avanzado lo lanzabámos nosotros”, cuenta Larrea. “Ahora la multinacional está doblando producciones. Landaben está con una de Polonia y la planta de Alemania con una de Chequia. Una de alto coste y otra de bajo coste. Con esto consiguen una pendiente de descenso continuo” en cuanto a condiciones laborales, explica el sindicalista. “Eso nos está matando poco a poco”, añade.

De hecho, el liquidador Parnham llegó anunciando que Landaben iba “a subir de nivel”. Parnham se plantaba en Pamplona con un maletín cargado de sueños y un currículum espeluznante: había cerrado las plantas de Livorno (Italia) y Dijon (Francia); la reestructuración de la planta alemana de Salke también llevaba su firma. El gerente, de hecho, “llegó por la puerta de atrás en diciembre de 2014”, cuenta Larrea, en teoría para encargarse de un área concreta de la fábrica que asumió la fabricación de las direcciones del Fiat Ducato, que habían dejado de hacerse por la huelga de la plantilla de Livorno. Al poco de llegar asumía la gestión completa de la planta. “Venía a despedir, eso lo tenía claro desde el principio”, concluye el sindicalista.

De baja y a la calle. El ERE de ZF TRW (123 empleados) incluye como criterio de selección a quien haya estado un 10% de su tiempo de trabajo de baja. “Cualquiera que haya pasado por una operación o un cáncer”, dicen desde LAB.

En la actual Altadis, ayer Tabacalera, las decisiones industriales también vienen desde otro lugar; primero, con la privatización de 1999, después, con la venta de la empresa a la británica Imperial Tobacco en 2008. Con el cierre ya seguro de la fábrica de Logroño anunciado en enero (471 personas empleadas), la antigua empresa pública se queda sin el único centro de fabricación que le quedaba en la Península. El impulsor de la venta en 2008 fue el entonces presidente de Altadis, Antonio Vázquez, que poco después promovería la fusión con British Airways en Iberia y hoy se sienta como vicepresidente en el consejo del consorcio resultante, IAG.

Luis Enrique Medina, delegado de CC OO en la próximamente extinta fábrica de Logroño, describe a Ian King, el responsable de fábricas de Imperial Tobacco, como “un liquidador nato”.

Orgullo. Tras anunciar el cierre de la planta de Altadis en Logroño, Ian King, de Imperial Tobacco, aseguró a representantes del Gobierno riojano que ya había impulsado el despido de 6.000 trabajadores de la multinacional y que él sólo podía mirar por los intereses de la empresa. 

El 19 de enero, King convoca a toda la plantilla en las instalaciones. El ejecutivo fue leyendo un comunicado en inglés mientras alguien iba traduciendo: la fábrica se iba a cerrar ese mismo año. “Nos pilló por sorpresa”, cuenta Medina. El delegado de la multinacional repitió la operación con los trabajadores del turno de tarde y de noche. “Terminó diciendo que fuésemos educados y continuáramos con nuestro trabajo”.  Como en el caso de la automotriz ZF TRW, el grueso de la producción irá a parar a Polonia y Alemania.

Matasanos financieros

Con la financiarización, quizá la mayor clave en el trabajo del liquidador sea despejar el camino para otras operaciones estrictamente financieras. En esta categoría entran de lleno...

Hombres de Blesa. Caja Madrid, entonces dueña de un 23% de Iberia, colocó a Antonio Vázquez y Rafael Sánchez-Lozano, respectivamente, como presidente y consejero delegado de la compañía. A Vázquez lo avalaba la venta de Altadis (la antigua Tabacalera) a la multinacional británica Imperial Tobacco. Sánchez-Lozano, como jefe de fusiones de la entidad, hizo de comisario político. El objetivo: preparar el terreno para la fusión con British Airways y los 3.000 despidos y prejubilaciones desde 2013. 

... los responsables de la fusión de Iberia y el rey del trabajo sucio, Fernando Abril Martorell, hoy en Indra. En Iberia, el plan de reestructuración presentado en 2012 tras la fusión con British Airways incluía el despido de 4.500 personas y un recorte de un 15% de la actividad. Rafael Sánchez-Lozano, hombre de Caja Madrid en la empresa, fue el encargado de dar la cara ante la prensa.

Un representante de Sepla, el sindicato de pilotos, definió en el diario El Economista a este consejero y al entonces presidente de Iberia, Antonio Vázquez, como “expertos en trocear empresas para dárselas a un extranjero. Lo hicieron con la venta de Cruzcampo a Heineken y la de Altadis a Imperial Tobacco”.  Tras anunciarse la limpia de Iberia, Bankia vendió en 2013 su 12% de IAG para hacer frente a las obligaciones del rescate bancario.

Las salidas han afectado ya a unas 2.700 personas: 1.700 del ERE de 2013 y en torno a 1.000 del pactado en 2014, con el que otras 400 personas irán abandonando la empresa hasta 2017. Y, entre medias, una bajada de salarios del 7% y traslados de puesto que, con la reforma laboral permiten una rebaja en otras condiciones laborales como la distribución de jornada, explican fuentes sindicales a Diagonal. La sangría no cesará con la vuelta a los beneficios económicos: el actual presidente, Luis Gallego, ya ha anunciado nuevos recortes de plantilla que se sumarán a los del actual ERE.

Según El Español, fueron los acree­dores de Prisa (Telefónica entre ellos) quienes colocaron a Abril Martorell dentro de la empresa para ejecutar los despidos y saldar la deuda de 5.000 millones de euros, tarea para la que se trajo a un compañero suyo en Crédit Suisse. Javier Lázaro Rodríguez ha sido consecutivamente director económico financiero de la aseguradora, de Prisa y hoy de Indra. Allí ha ejecutado de la mano de Abril Martorell...

Currículum. Abril Martorell, apodado ‘Terminator’ por la plantilla de Indra, remodeló toda el área corporativa de la empresa y fichó a otro experto en despidos para llevar el área de relaciones laborales. Antonio de la Fuente fue el encargado de despedir en 2008 al 30% de la plantilla de ONO (1.300 empleados), proceso tras el cual el compromiso era no más despidos hasta 2015. Promesa cumplida: tras la compra de esta teleco por parte de Vodafone, la empresa anunció el pasado año el despido de 1.297 empleados, 805 procedentes de ONO. 

... el ERE –considerado político por los sindicatos CGT y CTA–, que ya se ha llevado por delante 1.102 puestos de trabajo y culminará este mismo año con otros 700 despidos.   

Las empresas del Ibex 35 aumentaron su presencia en paraísos fiscales en 2014, según un estudio publicado por Oxfam Intermón. Si en 2013 contaban con 815 filiales en territorios «offshore», un año después tenían ya 891 sociedades, un 10% más. En todo caso, la definición que hace Oxfam de paraíso fiscal engloba a más países de los considerados por la OCDE o España, por lo que incluye a territorios que no aparecen en las listas oficiales como Delaware (EE.UU.), Países Bajos, Irlanda, Suiza o Luxemburgo. Aunque en algunas de estas jurisdicciones existen características como la facilidad de crear negocios, poca regulación u opacidad fiscal, no cumplen con todos los requisitos para ser considerados como paraísos fiscales por la comunidad internacional.

[Aquí puede acceder al informe publicado por Intermón Oxfam y el Observatorio RSC]

En el mapa superior se puede observar el número de filiales del Ibex 35 en cada territorio en 2014. Entre todas las jurisdicciones, el estado norteamericano de Delaware (EE.UU.) fue el que contó con más filiales de empresas del Ibex 35: 417 estaban radicadas allí, más del doble de las que había en 2012, lo que indica el aumento creciente que se ha dado año a año. Entre ellas, 312 (un 75%) estaban domiciliadas en dos direcciones postales en la ciudad de Wilmington: en el número 1209 de Orange Street y en el 2711 de Centreville Road, Suite 400. «Un solo edificio de una planta en Delaware tiene más empresas que todo el País Vasco (285.000 frente a 160.000)», señala el estudio.

Todas las empresas del selectivo tienen sede en alguno de los territorios considerados como paraísos fiscales por Oxfam. Pese a ello, su presencia es muy dispar y va desde los 235 de Banco Santander –que en 2014 aumentó su presencia en 53 filiales– hasta la única filial de BME, Indra, Dia, Jazztel, Mediaset y Técnicas Reunidas. Tras Santander le sigue ACS –con 113, 6 menos que en 2013) e Iberdrola (69, con 3 más).

Ayuntamientos

El informe de Oxfam Intermón analiza también la exposición que han tenido los ayuntamientos de Madrid y Barcelona hasta el comienzo a empresas contratistas con presencia en estos países. Entre el 2010 y 2013, el 45,5% de los principales contratistas del Ayuntamiento de Madrid tenían filiales en las jurisdicciones consideradas paraíso fiscal por Intermón Oxfam. En el caso de la ciudad condal, el 22,3% de los proveedores del ayuntamiento entre 2012 y 2015 tenían presencia en estos territorios.

 

Las filtraciones de Greenpeace sobre los documentos de las negociaciones del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Europa (TTIP por sus siglas en inglés), donde se puede ver como la primera presiona a la segunda para que rebajé estándares de calidad, han conseguido sacar a la luz una polémica que los grandes medios ignoraban. Estas filtraciones han obligado a estos medios a hablar sobre el tratado y estos han pasado de ignorarlo a defenderlo de diferentes modos.

Para manipular la opinión pública no hace falta mentir. Los grandes medios no necesitan hablar bien o mal sobre un asunto para influir sobre la opinión pública, sólo necesitan ignorar el tema. Que los grupos de comunicación no publiquen nada sobre algo puede relegar esa noticia a que pase desapercibida. Si ellos no hablan sobre algo, tal cosa no existe para la gran mayoría de la población.

Esa ha sido la estrategia que han usado los grandes medios con el TTIP. No escribir ni hablar sobre el tratado de libre comercio, como si no existiera. Esta técnica les ha funcionado bastante bien viendo que la gran mayoría de la población sigue ignorando de qué trata este tratado. Les ha funcionado bien. Hasta ahora.

Las filtraciones de Greenpeace de los documentos del TTIP -y la insistencia de algunos medios minoritarios- han cambiado por completo el panorama y han obligado a los grandes medios a poner encima de la mesa la polémica que rodea a este tratado. En las dos últimas semanas hemos visto como grandes medios, que habían ignorado hasta el momento las noticias referentes al tratado, publican varios artículos diarios sobre este y otros tratados de libre comercio. La estrategia de ignorar la noticia ya no funciona y ahora los medios empiezan su contraataque, el de defender el tratado y el libre comercio.

Los antiTTIP: radicales antiglobalización, subvencionados, paranoicos y de ultraderecha

El periódico El País (grupo Prisa) arrancaba esta campaña proTTIP desprestigiando a los activistas contra el tratado. Muchos medios se han sumado a esta estrategia usando la palabra antiglobalización de una manera despectiva, como ya hicieron anteriormente con las protestas contra el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o la cubre del G8. “El despertar de estos grupos” reza la entradilla de la noticia de El País, como si los movimientos altermundistas, antiglobalización y contra los tratados de libre comercio hubieran estado durmiendo los últimos años esperando a la filtración de Greenpeace o a que el grupo Prisa hablara de ellos para despertarlos de su letargo.

Seguramente algunos de estos medios estarán deseando que en la próxima protesta a alguien se le ocurra quemar una papelera para poder llenar sus portadas de palabras como “radicales” o “vándalos”.

El medio digital “Libremercado.com”, perteneciente al grupo Libertad Digital, va más allá y echa mano del mantra liberal de “lo subvencionado es malo” y tacha a las organizaciones que promueven la campaña contra el TTIP de "proteccionistas subvencionados".

Para este medio parece que está mal y que es preocupante que se concedan recursos económicos a organizaciones que no están totalmente alineadas con la política y el discurso de las autoridades políticas europeas. Este diario no parece entender que el dinero de los europeos no es sólo para perpetuar la “agenda de apertura comercial que promueve Bruselas”, sino que es bastante sano y democrático que se escuchen -y subvencionen- diferentes posturas. ¿Qué pasaría si un país como Venezuela o un partido como Podemos retirara las subvenciones a toda organización que se opusieran a sus políticas? ¿Qué dirían estos medios?

Otra técnica común para desprestigiar a los actores de una movilización o una protesta es la de buscar al peor de esos actores y mostrarlo en los medios para que el público lo entienda como una representación del conjunto, lo mismo se puede usar a un radical que quema una papelera que a un partido político nazi. Esto es exactamente lo que ha hecho el diario de economia El Economista con el titular “Le Pen y la ultraderecha europea piden el cese inmediato de las negociaciones del TTIP”. Este diario, pese a ser de economía, no ha publicado muchos artículos en torno a este tratado. Tampoco ha publicado las opiniones y motivos de otros actores que se oponen al TTIP, pero publica este con un titular que remarca que la ultraderecha europea está en contra del tratado.

Otro de estos magistrales artículos es el escrito por el columnista Manuel Conthe en el periódico económico Expansión. En su artículo, el expresidente de la CNMV, tacha de paranoia antiliberal la oposición al TTIP, una “difusa hostilidad contra las empresas y la economía del mercado”.

En el artículo defiende las bondades del libre comercio y las ventajas para nuestras empresas exportadoras del acceso a los mercados o de la cooperación entre reguladores. Pero si hay algo que impresiona en el artículo son los argumentos para pormenorizar los efectos que podría tener la armonización de los estándares sanitarios entre los dos continentes, teniendo en cuenta que en Estados Unidos son mucho más bajos. Conthe alega que los que creen que esa armonización pueda ser perjudical para nuestra salud son unos paranoicos porque cuando él vivió en los años 80 en Estados Unidos comió mucha carne de vaca y de pollo, y usé bronceadores, sin temor y -de momento- sin secuelas, a pesar de que las normas sanitarias no eran idénticas a las europeas. Para el columnista, el que él no haya tenido secuelas por haber comido carne de vaca hace 30 años es argumento suficiente para afirmar que la armonización de los estándares en materia de alimentación no vayan a suponer ningún problema para nuestra salud... y si no piensas lo mismo que él es que eres un paranoico.

El comercio siempre es bueno. Las barreras son malas

A nadie creo que le extrañe que los grandes medios, con un accionariado compuesto en su gran mayoría por grandes grupos empresariales, abracen los dogmas liberales del libre comercio. La máxima capitalista de que el comercio sin barreras arancelarias aumentará la riqueza y el bienestar de la gran mayoría es una idea que, desde la gran mayoría de personas del ámbito académico, político y periodístico, ha sido adoptada sin ponerla en duda. Con el TTIP, este discurso y esta ideología política económica liberal vuelve a la carga mediante artículos que se podrían resumir en una sola frase: “El comercio es bueno y las barreras son malas”.

Con este titular publicaba un artículo el ABC en el que explicaban los beneficios que nos traería el tratado de libre comercio. “Mercado de millones”, “Sin aranceles”, “Más rentas y empleos” y “Crecimiento del PIB” son los 4 subtítulos que contiene la noticia, seguidos de una explicación de apenas tres líneas para apoyar y argumentar estos supuestos beneficios.

El País titulaba a un artículo “¿En qué me afecta a mi el acuerdo comercial TTIP?” que tras explicar “lo que alegan los partidiarios” continua con un párrafo que ofrece datos, de esos mismos actores que defienden el tratado, sobre las bondades que ofrecerá a la economía española.

El País sólo ha preguntado a la Comisión Europea, el mismo organismo que está negociando el acuerdo en la más oscura opacidad, sobre los efectos del tratado para las pymes, pero no le han preguntado a la Corporate Europe Observatory que publicó recientemente un estudio sobre el impacto del TTIP en las pymes.

Libremercado.com, en el mismo artículo que hemos visto antes, ofrece datos de los beneficios del tratado de libre comercio tales como la creación de 140.000 empleos, mejora en el poder adquisitivo o un “enriquecimiento de cada español de 1.500 euros”.

Para este diario, el que el tratado alcance a un 40% del PIB mundial y que afecte a más de 650 millones de personas ya es motivo suficiente para celebrar la noticia.

Seguramente en los próximos meses la batalla mediática y de (des)información entorno al TTIP y otros tratados de libre comercio se encrudecerá. No tardaremos en ver algún programa de televisión que nos hable de las ventajas del libre comercio, noticias en los telediarios sobre el crecimiento económico que supuestamente nos traerá o la criminalización de los "radicales antiglobalización". Pero si algo queda claro en este cambio de estrategia de estos grandes grupos empresariales es que las filtraciones de Greenpeace y la campaña ciudadana contra el TTIP están en el buen camino.

“Los comedores escolares se han convertido en comederos”, se lamentaban durante el Encuentro de Comedores Escolares que se celebró en Madrid el pasado 7 de mayo. Y es que el sector se ha transformado progresivamente en un negocio para unas cuantas multinacionales, como denuncian las personas asistentes a este encuentro, que reunió a organizaciones ecologistas, asociaciones de padres y madres, la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad y algunos pequeños productores e iniciativas sociales. Todos ellos reclamaban caminar hacia otros modelos de gestión.

“Tenemos que apostar por unos criterios sociales: retomar la construcción de cocinas dentro de los comedores o apostar por caterings sociales que faciliten puestos de trabajo, que favorezcan una economía local, reactiven oportunidades económicas para personas que están en desempleo, procesos de inserción laboral y acceso para el mundo rural a un mercado que actualmente está muy controlado por las grandes empresas de catering”, señala Jordi Menéndez, de VSF Justicia Alimentaria Global, una de las organizaciones participantes en las jornadas.

En los comedores colectivos sólo el 2,8% de las compras se hace en el entorno local o
a los productores

Un mercado en pocas manos

Las grandes empresas multinacionales han copado el mercado de la comida colectiva en el Estado, con un volumen de negocio superior a los 3.000 millones al año, según cifras del informe realizado por Amigos de la Tierra. Un negocio que en España significa dar de comer a unos dos millones de niños y niñas cada día, y en el que diez grandes empresas de catering se reparten más del 50% del pastel. Esta concentración en manos de grandes multinacionales ha sido facilitada por la propia Administración, al no contemplar la construcción de cocinas en los nuevos colegios o al sacar a concurso público los comedores en grandes lotes, lo que sólo permite que se presenten grandes empresas. “Como en estos concursos públicos se prima la cuestión económica, grandes multinacionales pueden tirar a la baja determinados costes, que luego repercuten en la calidad de los productos alimentarios, las condiciones laborales de las personas que trabajan en ellos”, explica a Diagonal Andrés Muñoz, del proyecto Del Campo al Cole, una distribuidora social de productores ecológicos en Madrid.

Actualmente, la normativa estatal permite tres tipos de gestión en los comedores: la gestión directa, con personal funcionario de la Administración; la indirecta, con empresas de catering o de restauración in situ, y una tercera opción, que queda más difuminada, por la que puede ser el AMPA o alguna entidad la que gestione la cocina. “En algunas comunidades esa tercera modalidad está mucho más regulada. Por ejemplo, en Extremadura se permite y favorece que sean las propias AMPA o entidades de la economía social las que gestionen las cocinas, pero eso no sucede en otras comunidades como Madrid, que, de facto, sólo permite la gestión indirecta, porque no hay personal contratado por la Comunidad”, dice Muñoz. Dentro de esta tercera fórmula se podría conseguir, incluso, un convenio entre la Comuni­dad y un ayun­tamiento por el que este último gestione directamente las cocinas. “En lugares pequeños pasa. Por ejemplo, en Catalunya hay ayuntamientos donde en las dos o tres escuelas que dependen de ellos es el ayuntamiento el que gestiona la cocina, contrata, etc.”, añade.

Bizcochos caseros peligrosos

Pero si la legislación lo permite, ¿cuáles son las trabas para que estos modelos de comedor no se pongan en marcha? El criterio económico convierte en meras subastas muchos de los concursos públicos. “En los pliegos de contratación no se establecen criterios de cercanía ni de sostenibilidad, ni ecológicos. A lo mejor la normativa no lo impide, pero, en la práctica, la regulación, la licitación, sí lo dificulta”, explica Muñoz.

La obsesión por cumplir la normativa llega a ser ridícula en muchos casos. “Cuando mi hija era pequeña me prohibieron llevar los bizcochos hechos en casa porque no tenían registro sanitario, y me dijeron que mejor era que llevara galletas Cuétara, que ésas sí los tenían”, comenta Vicky, integrante de FAPA Madrid y el proyecto Ecocomedores.

“En los pliegos de contratación no se establecen criterios de cercanía ni de sostenibilidad”

Otro ejemplo de estas dificultades es el que pone Jordi Menéndez, con un proyecto de creación de una cocina pública municipal en el municipio de Orduña, en el que su organización ha realizado el acompañamiento. El proyecto articula a ayuntamiento, productores y sociedad civil, y la cocina debía prestar servicio a un colegio público, un colegio concertado, gente mayor del pueblo y varias residencias. “El colegio público nos ha prohibido la venta porque la cocina está a un lado de la calle y el colegio al otro, y para acceder a ellos tenemos que cumplir la legislación para caterings, y no la de cocina in situ. En cambio, el colegio concertado tiene la capacidad de comprarlo”. Así que la cocina municipal de Orduña abastece a todo el pueblo, incluido el colegio concertado, pero no al colegio público.
 

La IV Feria de Economía Solidaria celebrada en la antigua estación de autobuses de Pamplona, ha sido el escenario de la presentación de la red Hamaika.       11/04/16

Hamaika agrupa a las diversas empresas, en su mayoría cooperativas y micropymes, que trabajan en el sector de la bioconstrucción en Navarra. Dichas empresas se unen para ofrecer un servicio integral al cliente dentro de lo que denominan el Mercado Social de la economía solidaria, un sector que trabaja bajo ciertos criterios éticos y de conducta, como la cooperación, la equidad, el empleo digno y el compromiso con el desarrollo local. La red inicialmente está formada por Ekodeco y Limpiezas Tierra, ambas parte de Sumaconcausa Auzolana Cooperativa, Urbide Iturgintza, Fundacion Elkarte, Traperos de Emaús y Bioklima Nature.

Según nos cuenta Álvaro Cía, la red ofrece desde servicios individuales con los diferentes gremios en fontanería,, carpintería, albañilería, limpiezas, venta de materiales o proyectos y diseño entre otras cosas, hasta obras integrales de rehabilitación y vivienda nueva. Además de esta oferta de servicios Hamaika nace con vocación de sensibilizar en torno a la importancia de la construcción bioclimática y bioconstruida, especialmente desde la administración, ayuntamientos y obra pública en general.

En el desarrollo de su actividad tienen en cuenta tres aspectos: el medioambiental, el social y la salud, utilizando materiales ecológicos, cercanos y renovables.

“Casi la mitad de las emisiones contaminantes emitidas a la atmósfera tienen que ver con la calefacción, refrigeración e iluminación de edificios y con el transporte derivado del aprovisionamiento de materiales” -añade Cía- “Defendemos un consumo responsable, consciente y transformador en la construcción teniendo en cuenta aspectos como el ciclo de vida de la vivienda, el kilómetro cero en el aprovisionamiento de materiales y energía, la soberanía energética o la huella ecológica de la construcción”.

Idoia Garate, de Fundación Elkarte añade: “contrariamente a lo que se cree la construcción con criterios ecológicos y con alta eficiencia energética, por ejemplo en viviendas pasivas, no es más cara que la convencional, sobre todo si tenemos en cuenta la calidad de los materiales empleados y el reducido consumo que realizan en su ciclo de vida y mantenimiento, que hacen recuperar en pocos años el ligero desembolso inicial (un 10 o 15% más), y ahorrar en el medio y largo plazo”.

Cualquiera que quiera ponerse en contacto con Hamaika puede hacerlo a través de los tfnos. 948 29 19 09 – 645 511015 o del correoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

MAS INFORMACIÓN:

Quiénes somos y principios:

Somos un grupo de empresas del sector de la construcción de la Red de Economía Alternativa y Solidaria de Navarra (REAS). Participamos en el Mercado Social y nos unen una serie de principios, un código ético y de conducta:

1. EQUIDAD: buscamos la satisfacción de los intereses y necesidades tanto de las empresas que participamos en la red como de las personas, entidades e instituciones, clientes proveedores… con las que trabajamos de forma justa.

2. TRABAJO: proporcionamos un empleo digno y de calidad, favoreciendo la conciliación , el desarrollo personal , el empleo de personas de difícil acceso al empleo y con perspectiva de género.

3. SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL: en el proceso de construcción la sostenibilidad y el medio ambiente es un valor transversal a toda la actividad que desarrollamos, teniendo presente el ciclo de vida de productos y de las obras.

4. COOPERACIÓN: favorecemos la cooperación entre nuestras entidades y otras de similares valores frente a la competencia, la organización horizontal frente a la jerarquización.

5. ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN: buscamos la creación de riqueza compartida , el bienestar general, el fin es la persona. La obtención de ingresos no es el objetivo principal, sino un medio para vivir y para impulsar la transformación social.

6. COMPROMISO CON LO LOCAL: participamos en redes sociales, de economía alternativa y movimientos sociales en el ámbito local en el que nos ubicamos.

La coherencia con estos principios la medimos anualmente mediante la Auditoría Social.

Qué hacemos:

  • Coordinación y gestión integral de obras.
  • Proyectos, arquitectura interior y certificados.
  • Fontanería, saneamiento, calefacción y renovables.
  • Carpintería metálica.
  • Limpiezas ecológicas.
  • Venta de ecomateriales.
  • Fachadas SATE y aislamientos.
  • Sanitarios mobiliario y electrodomésticos reutilizados.
  • Asesoría para eco-auto-constructores.
  • Albañilería, electricidad y carpintería de madera.

Que nos motiva e ilusiona:

Buscamos otra forma de construir, respetando el medio ambiente y la naturaleza, minimizando los residuos, apoyando el empleo de la economía local, cooperando, con una huella ecológica baja, creando ambientes sanos y saludables, y con un consumo energético reducido.

Por qué lo hacemos:

Para lograr que la construcción, además de generar empleo, lo haga de forma sostenible y con calidad, favoreciendo el desarrollo local, posibilitando la auto-construcción y el acceso a la vivienda y creando un impacto social positivo que favorezca la transformación social y los intereses de todas las partes involucradas: clientes empresas, proveedores, entorno local, productores y gremios participantes.

Cómo lo hacemos:

Incidimos en el diseño bioclimático, la eficiencia energética, el aislamiento y la energía solar pasiva, como aspecto principal para reducir el consumo y las emisiones de CO2, a la vez que posibilita la independencia energética. Trabajamos con gremios y proveedores locales, y cooperativas y empresas de economía social y solidaria. Utilizamos materiales ecológicos en todo lo posible priorizando el km cero y la reutilización. Ofrecemos un cuidado servicio de atención al cliente llave en mano, facilitando su implicación y participación en el proceso y durante la obra.

 
Viernes, 01 Abril 2016 22:27

4ª Feria de economía solidaria


Nos preparamos para participar en la 4ª Feria de Economia Solidaria. Del 8 al 10 de abril en la Antigua Estación de Autobuses de Pamplona. Este año estaremos en la feria con HAMAIKA, red de empresas de bioconstrucción del mercado social.  La feria contará con stands informativos y de venta de productos y servicios de diferentes organizaciones y empresas de economía social y solidaria que forman parte del Mercado Social: finanzas éticas, transporte sostenible, comercio justo, energías renovables, construcción, textil, mensajería, turismo responsable, inserción socio-laboral, entre otros. También contará con presentaciones, exposiciones, y actividades culturales.

¡Os esperamos!

Más info: Reas Navarra

Página 7 de 109