Noticias

Hay muchas fomas de contribuir a la sostenibilidad del planeta, una es la que practica Vesica Piscis, con una economía circular, teniendo en cuenta el ciclo de vida del producto, los proveedores, el consumo de materiales y su reciclaje, y el respeto por la naturaleza y los animales.

 
Ahora que en la esperada Cumbre de París se está decidiendo si los países más contaminantes reducirán sus emisiones para intentar frenar el avance del calentamiento global, la firma ilicitana Vesica Piscis acaba de presentar un nuevo concepto de zapato que respeta al máximo el medio ambiente sin desdeñar la estética ni la comodidad. Se trata, como aseguran sus creadoresFrancisco Maciá y Fran Torrecillas, del primer calzado diseñado íntegramente en la denominada economía circular cuyo producto final es susceptible de ser reciclado, tras haber sido elaborado con materias primas renovables de origen vegetal, recicladas y orgánicas.

La idea, cuenta el gerente Maciá, surgió hace unos cinco años cuando pensaron en trasladar sus hábitos veganos al mundo del calzado; aunque se empezó a materializar hace dos cuando ya sumaron otros conceptos como el ecologismo y el reciclaje, para satisfacer la creciente demanda de un público cada vez más concienciado con la sostenibilidad del planeta. El resultado, señala, «es un calzado en el que la estética es el resultado de la ética».

La colaboradora Raquel Mollà y Francisco Macià con sus creaciones posan en su estudio. P. RUBIO

Dicha sostenibilidad se traduce en el uso de materias primas concretas montadas a mano, lo que redunda en la disminución de emisiones de CO2. El exterior del zapato está hecho todo con materiales reciclados «que provienen de los desperdicios de los tejidos de las grandes empresas». El toque de color lo aporta el poliéster reciclado de botellas de plástico. De esta forma se ahorran la huella hídrica de unos mil litros que de media consume el textil del calzado. O como comenta Francisco Maciá, «hemos reconvertido lo que iba a ser basura en un zapato».

Asimismo, el interior del calzado está fabricado con algodón orgánico con certificado internacional que avala que su tratamiento ha sido «desde principio a fin» ético, orgánico y no alergénico, es decir, que no usa pesticidas. Por último, la suela de toda la gama es un crepé natural de savia «que prácticamente sale del árbol y va al pie», lo que en palabras de uno de los responsables del proyecto, «te transmite la sensación de andar descalzo».

El concepto sostenibilidad se estira al máximo con el envoltorio final, o como se llama en el sector industrial, el packaging, con un tamaño un tercio más pequeño que el envase tradicional y fabricado con un cartón 100% reciclable. Su interior no contiene el papel que suele cubrir el calzado ni el que se encuentra en sus puntas, lo que redunda en un ahorro de dos millones de litros de agua y de una tonelada de papel por cada 35.000 pares producidos.

El proceso acaba, o empieza, según se mire, cuando el cliente recicla el zapato que ya ha usado. Para ello, solo tiene que separar la suela del textil (con una tijera se hace en un momento) y lleva ambas partes al punto limpio de reciclaje. Para redundar en el concepto de «usar y reciclar», la firma de calzado ha elaborado una aplicación móvil en la que el usuario puede ver como quedaría el tejido de, por ejemplo, una camisa en los zapatos Vesica Piscis. Si le convence, les envía la prenda y al cabo de una semana reciben el zapato con el estampado personalizado.

'Crowdfunding'

El proyecto se encuentra en la fase de captar financiadores externos para que pueda ser una realidad viable. Los artífices del arquetipo se han hecho valer de las nuevas tecnologías para intentar recaudar, mediante crowdfunding o micromecenazgo, 15.000 euros en 45 días a través de la plataforma web Kickstarter. De momento llevan recaudados en un algo más de una semana unos 2.500 euros gracias a 36 patrocinadores. Logren o no el objetivo, tratarán también de entrar a formar parte de la líneas de ayudas europeas que ofrecen programas como Horizon 2020 o el instituto Inescop.

El calzado de Vesica Piscis está a la venta por un precio que oscila entre los 50 y 70 euros, coste que los creadores matizan que es inferior a zapatos del mismo estilo. El 1,5% de los beneficios que genere la empresa irán destinados a la ONG defensora de los derechos de los animales Libera.

14/12/2015 -  EMILIO J. MARTÍNEZ Elche

Vesica Piscis

Valora este artículo
(1 Voto)

Calzado vegano, orgánico y reciclado fabricado en Elche. 

 El azúcar es un buen negocio. Las grandes empresas que controlan la industria alimentaria dependen del azúcar para aumentar sus beneficios.

Saben que más azúcar en sus productos genera más dinero en sus bolsillos.

He recibido muchas consultas esta semana de personas confundidas a partir de un artículo reciente en La Razón, donde una “experta” (ahora hablamos de ella y sus amigos) habla de las bondades del azúcar, y nos regala joyas informativas como estas: “el azúcar tiene importantes propiedades“,  “es imprescindible para el desarrollo de las funciones cognitivas y la actividad física” y “existe una asociación negativa entre el consumo de azúcares y la ganancia de peso“.

Veamos ahora lo que dice la ciencia de verdad.
demasiadaazucar

El azúcar y la salud

Un importante estudio con datos de 175 países encuentra asociación entre el consumo de azúcar y diabetes, independientemente de otras variables como actividad física o grasa corporal.

Un estudio reciente asocia mayor consumo de azúcar con incremento de mortalidad porenfermedad coronaria.

A pesar de su relevancia, ambos estudios son observacionales (no pueden establecer causalidad), pero existen metaanálisis de ensayos clínicos donde la causalidad está clara: más azúcar empeora a corto plazo los indicadores principales de salud cardiovascular (como triglicéridos y presión arterial).

La relación entre las bebidas azucaradas y la obesidad está ampliamente demostrada (estudio,estudio), al igual que con infarto cerebral (estudio) y problemas metabólicos como resistencia a la insulina (estudioestudio).

El British Medical Journal realizó uno de los trabajos más completos sobre la materia, en este metaanálisis de estudios observacionales y ensayos clínicos. Las conclusiones son claras: “en dietas libres, la ingesta de azúcar y bebidas azucaradas es un factor determinante en el peso corporal“.

El concepto de “dieta libre” es importante. Los estudios a los que algunos se aferran para defender el azúcar controlan las calorías (dietas isoenergéticas), reduciendo las variaciones de peso entre las distintas dietas. Es evidente. Si consumes 800 calorías de azúcar al día, y nada más, te aseguro que no engordarás. Las calorías importan. La cuestión es que en la vida real un exceso de azúcar desequilibra el ciclo natural de hambre-saciedad del cerebro y promueve el desequilibrio energético. Parte de la llamada dieta de cafetería.

A la luz de la evidencia, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) propone reducir a la mitad las recomendaciones de consumo máximo, del 10% al 5%.

Y esto a la industria no le gusta. Nada.

La respuesta de la industria

mapaindustria

La industria debe defenderse de la ciencia. Según esta revisión lo hacen con técnicas muy similares a la industria tabacalera en su momento. No en vano Philip Morris (la mayor tabacalera mundial) es propietaria de grandes compañías de alimentación como Kraft o Nabisco. Diferentes productos, mismas estrategias:

Estrategia 1 –  Hacer marketing emocional

Sin argumentos racionales para consumir sus productos, deben apelar a las emociones. Te venden felicidad, placer, aventura, comodidad… Y para ello gastan mucho, mucho dinero.

publicidad

Entre los 10 primeros hablamos de más de $7.000 millones de dólares. Se lo pueden permitir. Vender agua con azúcar o harinas refinadas es tremendamente lucrativo.

Estrategia 2 – Comprar científicos y académicos

Como la ciencia de verdad no les apoya, se crean la suya propia. Ponen el foco en las cosas que desconocemos (que sin duda las hay), cuestionando las que sabemos.

Financian sus propios estudios para añadir ruido a la literatura científica. Según esta revisión, más del 80% de los estudios independientes asocian las bebidas azucaradas con obesidad, pero sólo el 20% de los estudios financiados por la industria encuentran asociación. Esto les permite alegar que existen “inconsistencias” en la literatura. Inconsistencias creadas por ellos mismos con su ciencia manipulada.

Contratan científicos/médicos (marionetas) para que aparezcan en los medios hablando de las bondades de sus productos con estudios, sus estudios, en la mano.

Compran posiciones dentro de instituciones científicas reconocidas. Por ejemplo en 2010 varios científicos protestaron cuando Pepsi compró un blog en la prestigiosa (hasta ese momento) web de ScienceBlogs (detalle).

En España patrocinan por ejemplo la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas y laAsociación Española de Pediatría, algo denunciado constantemente por los compañeros de Dietética Sin Patrocinadores.

Estrategia 3 – Comprar políticos

La industria del azúcar intentó que el Congreso de Estados Unidos retirara el financiamiento a la OMS cuando, hace más de diez años, alertó de los riesgos del consumo excesivo de azúcar (detalle). No sólo compran científicos, también políticos. Esta imagen muestra los millones que la industria, como empresas individuales o asociaciones, invierte en políticos (lobbying).

lobbyindustria

Amistades peligrosas: industria alimentaria y farmacéutica

La industria farmacéutica funciona de la misma manera. Las sinergias entre ambas están claras.La industria alimentaria te enferma con sus alimentos hiper-procesados, mientras que la industria farmacéutica trata los síntomas de la enfermedad para mantenerte vivo (no sano) y asegurar que sigas consumiendo (alimentos industriales y fármacos).

amistadespeligrosas

¿Suena exagerado? Las tácticas de la industria farmacéutica están bien retratadas en el libro “Medicamentos que matan y crimen organizado“. Su autor no es un charlatán. Peter Goztsche es nada menos que director del Nordic Cochrane Center y  cofundador de la Colaboración Cochrane, una de las organizaciones más prestigiosas por la rigurosidad y objetividad de sus revisiones científicas en materia de salud.

medicamentosmatan

El prólogo está escrito por Richard Smith, antiguo editor jefe del British Medical Journal, una de las más prestigiosas revistas médicas.

El título del libro tiene que ver con las propias palabras de Peter Rost, ex-vicepresidente de la farmacéutica Pfizer: “Es aterrador ver las semejanzas que existen entre la industria farmacéutica y la mafia. La mafia gana una obscena cantidad de dinero; la industria también. Los efectos secundarios del crimen organizado son asesinatos y muertes; los mismos que los de la industria farmacéutica. La mafia soborna a políticos y a otros, igual que la industria…” .

El libro detalla cómo la industria farmacéutica corrompe la ciencia, exagerando los beneficios de los fármacos (estudio) y escondiendo sus efectos secundarios. ¿Suena conspiranoico? Algunos ejemplos:

  • GlaxoSmithKline multada con $3.000 millones por promoción ilegal de sus productos y ocultar efectos secundarios (detalle).
  • Novartis multada con $420 millones de dólares por sobornar a médicos (detalle).
  • Pfizer paga $2.300 millones por fraude (detalle), $95 millones Aventis (detalle), $520 millones AstraZeneca (detalle), $1.500 millones Abbott Labs (detalle), etc.

La industria alimentaria y farmacéutica no sólo utilizan las mismas tácticas, también contratan a las mismas personas. Saben quién está a la venta.

En el caso de España, si analizamos algunos de los expertos detrás de las últimas campañas promocionando el azúcar encontramos claros conflictos de interés. Casi todos tienen lazos tanto con la industria alimentaria como farmacéutica (fuente).

conflictosdeinteres

Recibir dinero de estas industrias no invalida necesariamente tus opiniones, desde luego, pero sabes que en cuanto digas algo que no guste a tus benefactores, se acabó el dinero. Y todos losestudios indican que cobrar de estas industrias afecta tus “opiniones”.

Por desgracia la gente desconoce cómo funcionan estas industrias. Cuando ven una noticia en la prensa, avalada por un “experto” hablando de un “estudio”, asumen que es cierto. Precisamente lo que buscan las empresas/asociaciones que los contratan.

El colmo es cuando muchos de estos “expertos” se juntan para publicar una revista completa dedicada a un tema particular. Un buen ejemplo es esta edición de Nutrición Hospitalaria, dedicada a “Azúcar y Salud”. En sus primeras páginas agradecen la colaboración del Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha (IEDAR),  “sin la cual no hubiera sido posible la edición de este suplemento“.

senpeiedar

La rigurosidad científica de este instituto es similar a la del Instituto de la Galleta (del que hablo aquí), es decir, ninguna. Pero quien quiera seguir contando con su generosa colaboración tendrá que bailar al son de su música.

Como no es de extrañar, esta edición de Nutrición Hospitalaria termina siendo un gran publirreportaje disfrazado de ciencia.

Dentro de los “recursos educativos” del Instituto del Azúcar no puedes perderte a Tomás Azúcar. Por su forma parece un terrón de azúcar o un obeso diabético, no queda claro. Tomás te anima a añadir azúcar a la leche para equilibrar tu desayuno y te recuerda que no hay alimentos buenos o malos.

tomasazucar

Lo más preocupante es que esta publicidad está claramente dirigida a los niños, especialmente sensibles al sabor dulce (detalle).

¿Azúcar en moderación?

Soy el primero en reconocer que un poco de azúcar no ha matado a nadie. El miedo irracional que algunos divulgan no está justificado. El azúcar no es tabaco. No es cocaína.

Al igual que ocurre con la sal, el azúcar que utilizas en casa para el café o para hacer un postre casero rara vez es un problema. El azúcar del buen chocolate negro tampoco debe preocuparte. Incluso una orgía de azúcares refinados en una comida trampa bien planeada (y esporádica) no va a perjudicarte demasiado, especialmente si te mueves mucho.

Pero de ahí a hablar del azúcar como un nutriente imprescindible y beneficioso, hay un trecho, especialmente cuando se orienta a niños y consideramos la ya elevada ingesta de azúcares en las dietas modernas (y los crecientes niveles de obesidad infantil).

Es irresponsable. Es inmoral.

Los medios de comunicación deberían poner algún filtro a lo que publican. Los científicos/expertos deberían aclarar sus conflictos de interés en sus apariciones públicas. Los políticos deberían rechazar contribuciones de la industria. Pero sobre todo, sobre todo, los consumidores deberíamos negarles nuestro dinero. Es la única solución real para que esto cambie. ¿Te sumas?

Slowers

Valora este artículo
(1 Voto)

Pequeña empresa que fabrica en Elche calzado sostenible: orgánico y vegano, hechos de algodón y corcho, sin plástico, sin metales.

La marca valenciana superó el 22 de diciembre el 100% de la cifra solicitada en su campaña de crowdfunding en Kickstarter, cuando faltaban nueve días para su finalización.

Slowers consiguió un total de 7.766 euros gracias a los 84 patrocinadores de todo el mundo que contribuyeron con sus aportaciones y han empezado a recibir sus recompensas. Su objetivo está cumplido al sobrepasar la cifra de 7.000 euros necesaria para poder financiar su nueva colección de zapatos “orgánicos, veganos & bonitos”.

Entre las características de este calzado destacan los materiales ecológicos animal free (corcho, algodón orgánico, lino y caucho natural) y su versatilidad, gracias a un complemento que permite cambiar de look sin cambiar de zapato. El sistema de micromecenazgo, novedoso en proyectos de moda, fue el elegido por la joven emprendedora María Ripollés, que compartió su campaña durante el mes de diciembre en la plataforma de referencia americana kickstarter.

Expertos en crowfunding la han calificado de “ejemplar”, destacando las infografías que expresaban con claridad las fases del proceso y las recompensas para los mecenas, y también el mesaje del vídeo, protagonizado por Ringo, la parte canina del equipo Slowers, que ha sabido conectar con su comunidad.

Más información sobre la marca y su equipo en slowers

BBVA, Banco Santander, Banco Sabadell y Acciona financian con aproximadamente 4.651 millones de euros a 26 compañías productoras de armas nucleares

DBotB-banner
Esta es la conclusión que se extrae del último informe Don’t Bank on the Bomb que lleva a cabo PAX, organización con la que el Centro Delàs colabora en la difusión de los datos de ámbito español.Don’t Bank on the Bomb es un estudio internacional que desde 2011 denuncia la relación financiera que existe entre las empresas productoras de armamento nuclear y las entidades financieras. En el caso de España, en el informe de 2015, BBVA, Banco Santander, Banco Sabadell y Acciona aparecen como las 4 entidades financieras involucradas directamente en la financiación para la fabricación, mantenimiento y reparación del arsenal nuclear mundial. Su colaboración se basa en la participación en préstamos sindicados a estas empresas del sector armamentístico nuclear, así como en la emisión de bonos y en la gestión de acciones de las mismas.


BBVA aparece en el informe de Don’t Bank on the Bomb como la institución financiera que más relación tiene con las empresas de armamento nuclear por 3.171 millones de Dólares (2.820 M €). Es así como su actividad de financiación se desarrolla tanto en la participación activa en préstamos sindicados, como en la emisión de bonos. Desde el año 2012 hasta la actualidad, BBVA ha dado créditos a empresas de armamento nuclear por un valor aproximado de  2.776 millones de dólares. De esta manera, vemos como el BBVA colabora en dos de los tres préstamos que se otorgaron a la empresa norteamericana Boeing. Boeing es una empresa que abastece, repara y realiza el mantenimiento, tanto en el ejército americano como en el ejército británico, de misiles Trident II-D5. Se trata de misiles balísticos intercontinentales para submarinos M51, siendo capaz, cada misil, de lanzar 12 cabezas nucleares a 12 objetivos distintos. BBVA también mantiene 3 préstamos que se otorgaron a la empresa Finmeccanica. Finmeccanica centra parte de su actividad económica en el diseño y el desarrollo de vehículos de transporte para los misiles Minuteman III. Jacobs Engineering, otra empresa del sector nuclear,  también se beneficia de la financiación del BBVA con dos préstamos. Se trata de una de las empresas inversoras en el AWE-ML, acrónimo de la corporación Atomic Weapons Establishment, es decir, las instalaciones que mantiene el gobierno del Reino Unido  y que son responsables de la fabricación del arsenal atómico del ejército inglés. Su actividad se centra especialmente en la construcción de misiles Trident III. Junto a estas empresas, otras, como  Badcock & Wilcox, General Dynamics o Thales también se han beneficiado y se siguen beneficiando de préstamos del BBVA para desarrollar su actividad de fabricación de armas nucleares.

Igualmente el BBVA participa en la emisión de bonos de entre 8 y 80 millones de dólares a empresas como Aecom, parte activa en el mantenimiento de la infraestructura de Nevada National Security Site, un complejo clave en EEUU para la producción de armas nucleares. Al igual que con otras empresas como, por ejemplo,  Airbus Grup o Honeywell International especializadas en la fabricación de submarinos-lanzadera M51 así como en los circuitos de los misiles Trident II.

El Banco Santander también colabora en la financiación de armas nucleares con la concesión de préstamos y con la emisión de bonos por un total de 1.675 millones de dólares (1.490 M €). El Banco Santander mantiene préstamos desde el año 2012 hasta la actualidad por un total aproximado de 1.441 millones de dólares. Uno de los clientes del Banco Santander es Safran, empresa francesa que desarrolla submarinos M51 para el trasporte y el lanzamiento de misiles de cabezas nucleares. De la misma manera, empresas americanas -como es el caso de Fluor- también reciben líneas de crédito del Banco Santander. Fluor gestiona una parte importante de las operaciones del US Departament of Energy’s Savannah River Site y del Savannah River National Laboratory. Estos son algunos de los 15 préstamos sindicados en los que participa el Banco Santander con aportaciones  entre 35 y 191 millones de dólares de estos préstamos que superan los 4.000 millones de dólares en algunos casos. Además, el Banco Santander emite bonos por valor de 234 millones de euros desde enero de 2012 hasta la actualidad a empresas como Airbus Grup, Finmeccanica o Boeing.

El Banco Sabadell se suma también al negocio de la financiación a empresas de armamento nuclear con una financiación aproximada de 29 millones de dólares (26 M €). El Banco Sabadell Participa con 17 y 12 millones de dólares en dos préstamos sindicados de 1.010 y 700 millones de dólares otorgados a la empresa Orbital ATK. Esta empresa estadounidense centra parte de su actividad en la construcción de cohetes de propulsión de los misiles Trident II. Igualmente, Orbital ATK es el responsable de la construcción de los tres motores de combustible sólido de los misiles Minuteman III. Además, está involucrada en la gestión del Y-12 National Security Complex en Tennessee, centro de investigación nuclear de los Estados Unidos.

Finalmente, Acciona una de las principales empresas españolas líder en la promoción y gestión de infraestructuras y energías renovables, también contribuye activamente en la proliferación de arsenal nuclear con 354 millones de dólares (315 M  €). Acciona es propietaria o gestiona el 2,72 % del valor total de las acciones de Thales, una de las principales empresas armamentísticas que abastecen, entre otros, al ejército francés. Gestionar parte de las acciones de Thales comporta participar en una empresa que desarrolla la construcción de submarinos M51 con capacidad para transportar y lanzar misiles nucleares tipo Trident II, III y Minuteman II y III.

La importancia de la financiación para el complejo militar-industrial es vital. Sin financiación, las empresas de armas nucleares se verían obligadas a reducir su producción.  Por esta razón es indiscutible la necesidad de establecer límites éticos a la financiación y gestión de bancos y empresas.

Página 9 de 109